En esta caserna checa, cuando un quinto pide un favor, ¡debe pagarlo en especias! De este modo, Miguel, un joven bello como Apolo, se encuentra debajo de la mesa y preparado para chupar. En un plis, la polla está bien tiesa y hay que hacer algo con ella: ¡Miguel le ofrecerá su culo! Apoyado contra la mesa, se dejará penetrar su culo redondeado. Bien follado, ¡el quinto gritará como una zorra!

Mp4 standard