Un joven marinero se presenta a la visita médica de rutina. Mientras el médico lo ausculta, que no es otro que William Storm, el joven mestizo empieza a empalmarse como un caballo. El médico le hace chantaje: Se callará su atracción por lo chicos, pero a cambio tiene que darle un momento de placer entre hombres. Masajes, caricias... ¡mamadas y sodomías en profundidad! Nuestro salido lo pasará en grande con los jadeos del marinero, ¡que disfruta con cada ida y venida de su polla!

Mp4 standard
Mp4 mobile